Las Hipotecas con Tasa 

de Interés Fija

Las hipotecas con tasa de interés 

fija, o las hipotecas conven-

cionales, han existido desde 

los años 30. El interés total y 

los pagos mensuales se fijan al 

cierre. Usted paga el principal 

y el interés en cuotas iguales 

por lo general mensuales du-

rante un plazo de 15, 20, o 

30 años. Usted sabe desde 

el inicio lo que paga y  

durante cuánto tiempo.

En la mayoría de los 

casos usted puede re-

negociar el préstamo 

para recibir una 

tasa mejor si los 

costos de los 

préstamos bajan. 

Si usted vende su  

vivienda, puede pagar  

el préstamo más rápido, pero  

puede que haya una multa si  

usted paga todo antes de que  

el plazo del préstamo se expire. 

El interés que usted debe en su préstamo hipotecario puede  

ser calculado una sola vez, o puede ser ajustado varias  

veces. Con un préstamo de tasa fija, el dinero que usted 

debe es determinado al cierre. Con un préstamo de  

tasa ajustable (ARM en inglés) la cantidad varía si  

los costos de los préstamos cambian.

LAS HIPOTECAS HÍbRIDAS

No siempre hay que elegir entre estos dos tipos 

de hipotecas. De hecho existen unas hipotecas 

híbridas que ofrecen muchas de las ventajas de 

ambas, mientras mitigan las desventajas. 

Entre las más populares son las hipotecas que 

ofrecen una tasa de interés inicial fija por un 

periodo específico, por lo general cinco, siete, o 

diez años, y entonces se ajustan. Este ajuste se 

hace quizá una sola vez, a la tasa de interés ac-

tual. Más a menudo la tasa cambia regularmente 

durante el plazo del préstamo, usualmente una 

vez al año.

Una de las ventajas de estas hipotecas híbridas 

es que el prestatario suele recibir una tasa más 

baja para la porción de tasa fija de la hipoteca, 

que si se fijara la tasa para 30 años. Esto es 

porque el prestamista no es limitado por un 

acuerdo a largo plazo con una tasa que podría ser 

infructuosa.

La tasa más baja también significa que es más 

fácil calificar para una hipoteca, ya que los pagos 

mensuales serán más pequeños. Es una ventaja 

de verdad, especialmente si usted está comprando 

por primera vez.

Para las personas que planean mudarse dentro 

de unos pocos años, especialmente si esto ocurriría 

dentro del periodo de tasa fija, hay otra ventaja: 

usted paga menos ahora y no tiene que preocu-

parse por el periodo de tasa ajustable. De hecho, 

una hipoteca típica dura solamente unos siete 

años. Entonces el prestatario se muda o refinancia 

y paga toda la deuda pendiente.

LAS VENTAJAS

 

Usted siempre sabe el costo de su 

préstamo, así que su presupuesto 

se arregla más fácilmente

 

La tasa de hipoteca no subirá si las 

tasas de interés suben

LAS DESVENTAJAS

 

Las tasas iniciales y los costos del 

cierre son más altos que para una 

hipoteca de tasa ajustable

 

Puede que sus pagos mensuales 

sean más grandes

 

Usted no saca provecho si las tasas 

de interés bajan, sino tiene que 

refinanciar para obtener las tasas 

más bajas

Las tasas hipotecarias

Las hipotecas pueden tener una tasa de interés hipotecario 

fija o ajustable, o a veces una combinación de las dos.

EL FINANCIAMIENTO PARA UNA CASA

EL FINANCIAMIENTO PARA UNA CASA